Madurez Espiritual

Madurez Espiritual

La vida del creyente debe de ser una vida que va de escalón en escalón. Así es que podemos formar caracteres dignos de la vocación de la cual hemos sido llamados. Vamos escalando hacia a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

La madurez espiritual es la que nos ayuda a desarrollar y formar un carácter de personas adecuadas para enseñar a otros a través del ejemplo que demostramos.

Efesios 4:14-16 dice “ para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.”

Cuando no tenemos madurez espiritual somos llevados como niños fluctuantes sin saber ni de donde venimos ni para donde vamos.  Que Dios nos ayude a formar ese carácter que tuvo Cristo para que podamos ser hombres y mujeres con madurez espiritual.

P. Y Fernandez